viernes, 22 de enero de 2010

¿Por qué los Genocidas odian Haití?

Por Xentor Xentinel


Desde el descubrimiento de América, ningún país del Caribe ha sufrido tanto como Haití.

En la época de Colón, Haití era un Paraíso. Hoy es un desastre. En el Siglo 18, Haití era la colonia más rica del Nuevo Mundo. Hoy es la Nación más pobre del Hemisferio Occidental.

A principios del Siglo 16, los Taino, pueblo nativo de Haití, fueron extinguidos por las enfermedades traídas por los españoles. Pero la obsesión española por extraer y arrancar hasta la última partícula de Oro, fue lo que selló el destino de esta tierra.

Pronto, miles de esclavos africanos fueron importados cada año, y puestos a trabajar a golpe de látigo, para extraer índigo, y luego caña de azúcar.

Tan salvaje fue el régimen de esclavitud, primero bajo los españoles y luego bajo los franceses, que la esperanza de vida de un esclavo recién llegado, era de sólo unos pocos años. No vivían lo suficiente para asimilar la «Civilización Occidental». Hasta hoy, Haití sigue siendo un país esencialmente africano.

En 1790, los afro-haitianos se rebelaron. En 1804, bajo la guía del esclavo Toussaint L’Ouverture, los africanos lograron derrotar al ejército de Napoleón, y expulsarlo de la isla.

Fue la primera rebelión exitosa de esclavos. Un logro tanto o más significativo que las Revoluciones Americana o Francesa, y pese a ello, ignorada en los libros de historia.

Los Poderes Esclavistas Coloniales Blancos, aún no perdonan a los afro-haitianos. Tal como la Nicaragua Sandinista y la Cuba de Castro, el liberarse a sí mismos, fue el peor pecado.

Durante años, la Independencia de Haití permaneció sin ser reconocida por muchos países. Estados Unidos, pese al Espíritu Libertario de sus documentos fundacionales, no reconoció a Haití hasta que su propio régimen de esclavitud se desmoronó en la década de 1860.

Francia, pese a los ideales de su Revolución de 1789, sólo reconoció la independencia de Haití a cambio de una «indemnización» de 150 millones de francos en Oro.

Desde hace 20 años, Haití y su primer presidente democráticamente electo, Jean-Bertrand Aristide, han cometido otros imperdonables pecados, razón por la que la llamada «Comunidad Internacional», especialmente USA y Francia, están resueltos a mantener a Haití en el infierno.

En la elección presidencial de Haití en 1992, USA financió al candidato Marc Bazin, que fue decretado para ganar. Pero, en el último momento, un Sacerdote Católico, predicando la Teología de la Liberación, entró en escena. El Padre Aristide ganó la elección por un 67% de votos.

A los 8 meses, un golpe patrocinado por el Imperio, derrocó a Aristide. En 1994, cuando él volvió del destierro y reasumió su presidencia, abolió el brutal ejército de Haití.

Además, buscó levantar el miserable salario mínimo de Haití, afectando los intereses de los poderes imperiales, que habían visto a Haití sólo como una fuente de mano de obra SUPER barata.

Para colmo, al finalizar su mandato, Aristide demandó a Francia por el reembolso de la indemnización mencionada. Aristide entregó a Francia una factura (corregida por la inflación, y con un 5% de interés compuesto), de 21.000 millones de dólares.

El año 2000, cuando Aristide volvió a presentarse a elecciones, ganó por una porción aún mayor de votos. Fue una elección internacionalmente reconocida como justa. Aristide siempre ha sido la opción de la inmensa mayoría de haitianos.

Pero el 29 de Febrero del 2004, Aristide fue derrocado de nuevo. El Ejército Imperial de USA lo raptó, llevándoselo a la República de África Central, uno de los países más aislados del Planeta. De este modo, una vez más, Lavalas, el Partido de Aristide, fue forzado a la clandestinidad.

Es obvio que los Genocidas odian a Haití...


EL TERREMOTO

Pero la desgracia de este pueblo, aún estaba lejos de terminar. El 2007 fue descubierta una mina de Oro en Haití, con la promesa de más yacimientos, y las sospechas de una próxima intervención usamericana para apoderarse de todo.

Aquí podría estar la clave del terremoto del 12 de Enero del 2010, para muchos, provocado por el Sistema de Antenas de HAARP. Se afirma que la Marina de USA estaba perfectamente preparada para tomar posiciones en Haití e invadirla, como de hecho, terminaron haciendo.

Por otro lado, Haití, y sobre todo su capital, Puerto Príncipe, es un punto estratégico que permitiría interceptar por mar cualquier cosa que vaya desde Cuba a Venezuela, y viceversa, en conjunto con otros enclaves usamericanos en la región como Puerto Rico, un posible Honduras, Colombia, Panamá y la Guayana Francesa, llena de tropas de la Legión Extranjera. Con esto, se deja incomunicada a Venezuela, y sin fondo geofísico de defensa.

Como puede verse, razones atractivas no faltaban, como para provocar un terremoto artificial que permita la invasión «humanitaria» de Haití.

Curiosamente, en los últimos años se ha estado registrando una oleada de terremotos, originados a exactamente 10 Kms de profundidad, como ocurrió con el sospechoso terremoto de China del 2008, que tiene todas las características de haber sido provocado por HAARP.

El 8 de Enero, se produjo en Venezuela un terremoto de 4.8° Richter originado exactamente a 10 Kms bajo la superficie. El 11 de Enero, se produjo en Honduras, un terremoto de 4.9° Richter, también exactamente a 10 Kms bajo la superficie. Y al día siguiente, se produjo el terremoto de 7.0° Richter en Haití. ¿A qué profundidad se originó? Adivinaron: ¡A 10 Kms bajo la superficie!

El mismo día se registraron 8 réplicas, ¡Todas originadas exactamente a 10 Kms bajo la superficie! Y al día siguiente, 25 réplicas, de las cuales, 24 se originaron exactamente a la misma profundidad. Sólo una de ellas se produjo a una profundidad diferente (11.7 Kms). También el terremoto del 20 de Enero se produjo a exactamente 10 Kms de profundidad. Esto no parece normal, ni natural.

Para los próximos días, podemos esperar que USA, aumente su dotación en Haití, por «razones humanitarias», con una Base o Centro de Operaciones, y un aumento del tráfico militar «americano» por las aguas del Mar Caribe, dejando en claro a Rusia quien manda en la zona; además de dejar a un encargado en la región para «coordinar» la ayuda humanitaria, pasándose por el culo a la ONU, como es de costumbre. Está por verse todavía, el papel que jugará Francia, a la que se le nota una clara intención en la región.


FUENTES PRINCIPALES:
  • ¿Por qué EE.UU. y Francia odian Haití? (Ed Kinane).
  • Terremoto en Haití: Made in USA (Raúl Bracho).
  • Haití tiene oro: ¿La razón para el terremoto y la invasión de Estados Unidos? (Rafael Palacios).



  • Terremoto en Haití (Parte 1)


    Terremoto en Haití (Parte 2)


    Haití: ¿Desastre Natural o Guerra Geofísica?


    Terremoto en Haití para imponer control y sumisión


    La Doctrina del Shock en Haití


    Militarización de Latinoamérica


    Israel trafica con órganos de haitianos y palestinos


    Cinismo de la ONU

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada