domingo, 10 de enero de 2010

Es Hora de decir la Verdad sobre Israel... Sin miedo a la Policía del Pensamiento

Por David Icke
10 de Enero del 2009



Hola a todos...

Así que de nuevo la gente del «virtual» campo de concentración, conocido oficialmente como 'Gaza', está siendo bombardeada desde el aire y por tierra por los matones de Tel Aviv.

Jets y tanques de última generación israelíes, pagados por los Estados Unidos, atacan objetivos civiles en este basurero trágico y llevado a la miseria, que funciona como campo de concentración para los seres humanos que los israelíes preferirían ver muertos.

El mundo observa mientras una nación de personas, los Palestinos, es aplastada sistemáticamente y destruida por los tiranos mandamases en Israel a pedido del poder real detrás de la estructura de poder de ese país, la Casa de Rothschild.

Y, los contribuyentes de América (y de todas partes), estamos pagando esta carnicería programada.

América le cedió a Israel algo así como un tercio de la ayuda foránea, cuando Israel alberga sólo el 0.001 por ciento de la población mundial y tiene uno de las mayores ganancias per cápita del mundo. Esto sin todas las donaciones «privadas» de las corporaciones y los individuos yanquis que son deducibles de impuestos, aún cuando sean dados al ejército Israelí, contrariamente a lo que haría con cualquier poder extranjero.

De acuerdo a los contables del 2007, el Gobierno de los Estados Unidos ha dado más de $6.8 millones al rico país de Israel todos los días mientras a los desesperados y devastados palestinos de la franja de Gaza el West Bank les dio sólo $300,000.

La 'ayuda' estadounidense a Israel se ha incrementado en más de un cuarto a un monto de $3.000 millones en el 2007 – garantizados por diez años. Ésta otra ayuda hace de Israel el mayor beneficiario de la política exterior de los Estados Unidos desde la Segunda Guerra Mundial.

Los Estados Unidos son además el más grande proveedor de aviones, armas y demás tecnología militar de Israel: Como resultado, Israel tiene la más grande flota de F-16 además de la Fuerza Aérea Americana. En su libro «El lobby Israelí y la política exterior de USA», John J. Mearsheimer y Stephen M. Walt escribieron:

Desde la guerra de Octubre de 1973, Washington ha provisto a Israel un nivel de ayuda increíblemente superior que a cualquier otro país. Ha sido el beneficiario más grande de la ayuda directa norteamericana económica y militar desde 1976 y el más grande beneficiado desde la Segunda Guerra Mundial. La ayuda a Israel ha llegado a 140 billones de dólares en el 2003.

Israel recibe casi 3 billones de dólares en ayuda externa directa cada año, lo que significa un quinto del presupuesto para la ayuda externa. En términos per capita, los Estados Unidos les dan a los israelíes un subsidio directo de unos 500 dólares por año. Ésta enormidad es especialmente sorprendente cuando uno observa que Israel ahora es una nación industrial rica con un per capita similar al de Corea del Sur o España.
¿Por qué hacen esto? Porque la Casa de Rothschild controla a Israel, y la Casa de Rothschild controla el sistema político de los Estados Unidos. La red que une a ambos es llamado «Sionismo», una creación de los Rothschild – así como el mismo Israel.

El poder de esta «Junta Sionista» que incluye Israel, los Estados Unidos, Europa y otros, está haciéndolo de nuevo, como buen «matón de escuela» que es, o sea, atacando a los chiquitos indefensos - la gente en Gaza.

En el momento en que escribo, el número de muertos son más de 800 hombres, mujeres y chicos Palestinos, con miles de heridos, algunos discapacitados de por vida. Están bombardeando a inocentes desarmados sabiendo que no habrá ninguna respuesta creíble – es la forma en que operan los matones. Oh, bravos hombres de Israel; Oh, cómo podría estar de orgulloso Jehová:

Cuando el SEÑOR su Dios les permita ponerles las manos encima a esas naciones y puedan conquistarlas, deben destruirlas completamente. No hagan pactos con ellos y no demuestren compasión.

Deuteronomio 7:1-4
Lo que estamos viendo en Gaza, y hemos visto tantas veces, tanto allí como en el Líbano, es la carnicería del Antiguo Testamento: fría, calculada y desalmada carnicería.

Entonces enviaron doce mil guerreros a Jabesh-gilead con las órdenes de matar a todos allí, incluyendo a mujeres y niños. «Esto es lo que tienen que hacer», dijeron ellos. «Destruir completamente a todos los varones y toda mujer que no sea virgen».

Jueces 21:10-24
Entonces escuché que DIOS le decía a los otros hombres: «Síganlos hasta adentro de la Ciudad y maten a todos los que no tengan la frente marcada. ¡No muestren piedad; no tengan misericordia! Mátenlos a todos – jóvenes y viejos, mujeres y hombres y a sus niños pequeños. Pero no toquen a nadie que tenga la marca. Comiencen su tarea aquí, en el Templo».

Ezequiel 9:5-7
Entonces comenzaron matando a los setenta líderes. «¡Limpien el Templo!», ordenó DIOS. «¡Llenen sus patios con los cuerpos de los que mataron! ¡Vayan!». Entonces atravesaron la ciudad e hicieron lo que se les pidió.

Ezequiel 9:5-7
Los paralelos entre este «Dios» sediento de sangre del Antiguo Testamento y las acciones de ésta desalmada, sin corazón, Inteligencia Artificial que controla Israel son infinitos, la mayoría de los robots biológicos de la Casa de Rothschild, que no tienen más alma, empatía, ni piedad por las consecuencias de sus acciones que una computadora personal.

Imaginen si Irán o algún otro país fuera de Israel y los Estados Unidos (ambos propiedad de Rothschild), hicieran lo que Israel está haciendo con Gaza. Habría una condena mundial, no sólo de Israel y los Estados Unidos, se pasarían resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas atacando fieramente al país involucrado y hablarían de sanciones o intervenciones militares para «salvar a los inocentes».

Pero cuando lo hace Israel, sólo se escuchan vacuos llamados de tregua, un fin de la violencia «entendiendo la posición de Israel», y, en términos del que pronto será presidente «Cambios» Obama, el silencio. Es sólo una fracción de lo que los demás enfrentarían, porque Israel es un bien totalmente propio de los Rothschilds y entonces no está sujeto a las mismas reglas que todos los demás. Como el ex Primer Ministro de Israel, Ariel Sharon, dijo:

Israel tiene derecho de enjuiciar a los demás, pero ciertamente nadie tiene el derecho de llevar a juicio al pueblo judío, ni al Estado de Israel.
Y la Primer Ministra Golda Meir mostró la misma arrogancia Sionista:

Este país existe como el cumplimiento de una promesa hecha por Dios mismo. Sería ridículo preguntar por su legitimación.
Ah, ¿Todo está en el Antiguo Testamento? Comprendido, bien, entonces hagan lo que les plazca.

La «Tierra de los judíos» fue desde el principio una jugada de Rothschild, orquestada a través de la red global de sociedades secretas de familias cosanguíneas conocidas como los Illuminati.

Durante los ataques militares Israelíes en el Líbano en el 2006, el escritor israelí, Barry Chamish, habló de un encuentro con el nieto de Evelyn Rothschild, quien abandonó su familia para hacerse mormón (así que en realidad nunca la abandonó, aunque creía que lo hacía).

Chamish dijo que sabía que sólo siete familias estaban disfrutando de los «frutos de la guerra» con el Líbano. El nieto dijo de los Rothschilds: «Ellos crearon Israel como su juguete personal. Los enriquece y les da más control. No será destruido».

Los Rothschild subvencionaron a los primeros colonialistas europeos en Israel, manipulando los acontecimientos en Alemania que llevaron al horripilante trato de la gente judía y los demás, y luego usarlos como excusa para alcanzar un objetivo a largo plazo – un «fuerte» Rothschild-Illuminati en Palestina, usando a la población judía como carne de cañón para hacer uso y abuso, de ser necesario.

Llamaron a su plan «Sionismo». Éste termino es usado frecuentemente por la gente judía cuando es en realidad un movimiento político fabricado y promovido a través de la Casa de Rothschild y combatido por muchos judíos.

Póster del grupo terrorista Irgun.

Los chicos matones de Israel se pasan la mayoría del tiempo condenando al terrorismo de los demás, y aún así su propio Estado fue creado a través del terrorismo, vía los tipos de grupos más grotescos como Irgun, Haganah y la Stern Gang, que bombardearon Israel hasta el hartazgo, y son de donde salieron las Fuerzas de Defensa Israelíes, la IDF, que están bombardeando hoy a Gaza.

En el liderazgo de éste y otros grupos terroristas estaba Menachem Begin, Yitzhak Shamir y Ariel Sharon, los carniceros que se volvieron Primeros Ministros de Israel y tuvieron el descaro de condenar al terrorismo Árabe. Y hasta el día de hoy, la carnicería continúa con el objetivo de destruir al pueblo Palestino.

Luego de que los terroristas controlados por Rothschild bombardearon el Estado de Israel hasta el cansancio en 1948, un número estimado de 800.000 palestinos fueron refugiados y escaparon de su propio país. Sus descendientes se dice que llegan hasta cuatro millones de personas.

Y el mundo simplemente observó —así como está haciendo ahora— porque Israel mismo es una Ley y por lo tanto, términos como justicia, decencia y compasión no son compatibles.

Familias Palestinas huyendo del impuesto nuevo estado de Israel luego de que su país fuera ocupado por el terrorismo sionista en 1948.

La idea siempre fue destruir al pueblo Palestino paso-a-paso antes de que Israel fuera creado. La declaración de Balfour en 1917, en donde el gobierno Británico controlado por los Rothschild gestionó el establecimiento de la patria «Judía» en Palestina, decía que no se haría nada que pudiera perjudicar los derechos civiles y religiosos de las comunidades no-judías existentes en Palestina.

Pero el ayudante de Rothschild, Chaim Weizmann más tarde diría: «Con respecto a la cuestión árabe – los Británicos nos dijeron que hay muchos cientos de miles de negros allí, pero no es una cuestión importante». Ni tampoco lo ha sido desde entonces y el objetivo final de destruirlos está más cerca hoy que antes.

El Primer Ministro de Israel, también terrorista llamado David Ben-Gurion, no mantuvo éste hecho en secreto en su círculo interno. El ex Primer Ministro israelí, Yitzhak Rabin, dijo en una versión no censurada de sus memorias, publicadas en el New York Times el 23 de Octubre de 1979:

Caminábamos fuera, con Ben-Gurion acompañándonos. Allon repitió su pregunta: – «¿Qué debe hacerse con la población palestina?». Ben-Gurion sacudiendo su mano dijo: «¡Échenlos de aquí!».
La actual campaña de bombardeos contra los palestinos en Gaza, es el último paso para ese fin. Ellos han forzado a los Palestinos en una franja de Gaza que más que nada es un gran campo de concentración en donde controlan todo lo que entra y sale, gente, alimentos o provisiones, medicinas y otros elementos de primera necesidad.

Cuando los Israelíes cierran los puestos fronterizos, ya está, los palestinos están atrapados y a merced de los desalmados que controlan el gobierno de Tel Aviv y los militares bajo la dirección de Rothschild.

Un escritor describió recientemente las condiciones en Gaza:

...Israel clava la tumba que es Gaza bajo un bloqueo que ha durado casi tres años, intensificando los grados de desnutrición al nivel dl Sahara Africano, las cloacas corren libres por las calles y contaminan el Océano, los hogares siguen siendo desmoronados en un súper-castigo colectivo. Hombres, mujeres y niños son objetivos de francotiradores y muertos; los niños terminan sordos por los continuos estallidos, la gran mayoría de ellos sufren de síndromes de stress post-traumáticos, y la gran mayoría no tienen una mayor ambición que volverse «mártires»...
Y ahora es mucho peor.

¿Cómo puede alguien infligir tal falta de compasión sobre una población entera? La pregunta sólo puede ser respondida cuando comprendemos que los extremistas sionistas realmente creen que son los elegidos de Dios, por lo tanto los Palestinos no son más que ganado.

El Primer Ministro israelí y terrorista, Menachem Begin, describió a los palestinos en una conferencia en el parlamento Israelí como «bestias que caminan en dos patas». Otro Primer Ministro y terrorista, Yitzhak Shamir, le dijo a los asentamientos judíos en 1988 que los palestinos «serían aplastados como langostas... con las cabezas aplastadas contra pisos y paredes».

El Primer Ministro y terrorista, Ariel Sharon, luego Ministro del Exterior israelí, confirmó en 1998 cuál era el verdadero plan contra los palestinos:

Es el deber de los líderes palestinos explicar a la opinión publica, clara y valerosamente, un cierto número de hechos que se olvidan con el tiempo. El primero de ellos es que no hay sionismo, colonización, o Estado Judío sin la expulsión de los árabes y la expropiación de sus tierras.El plan es matar o echar a la gente palestina usando la pobreza, el hambre y la guerra, y así permitir que los sionistas se expandan en un «Israel más grande». Ése plan ahora está bien avanzado.

A principios del 2008, el oficial que lidera los asuntos humanitarios de las Naciones Unidas dijo que estaba «shockeado» por las condiciones miserables en Gaza. El Subsecretario general John Holmes acusó a Israel de cerrar la frontera y de ese modo limitar el aprovisionamiento de alimentos y demás materiales – justo como están haciendo hoy.

Él dijo: «Todo esto ha logrado una situación humanitaria miserable aquí en Gaza, lo que significa que la gente no puede vivir con la dignidad básica que les es por derecho».

Pero ellos eran «bestias que caminan en dos patas», ¿no?

Richard Falk, el reportero especial de la Cancillería de Derechos Humanos de la ONU en los territorios ocupados, también ha condenado a Israel por sus acciones en Gaza. Él es judío y por lo tanto más peligroso para el gobierno israelí, porque no puede ser acusado por su viejo y favorito «antisemitismo». O tal vez sea «uno que se odia a sí mismo», la etiqueta que se les da a estas personas judías enfermas que hablan en contra de Israel.

El castigo a Falk por osar criticar la tierra prometida como oficial de la ONU fue ser apresado por 20 horas y luego no permitírsele entrar al país, por lo tanto se le impidió continuar con su trabajo de reportar las condiciones de vida de los palestinos durante los ataques aéreos y terrestres.

Su entrada fue denegada a mediados de Diciembre – un momento perfecto para que no estuviera durante los últimos bombardeos que sabían que se avecinaban.

La administración Bush por los últimos 8 años ha estado dominada por los Neo Conservadores, o «Neocons», una red que es además, dominada por ciudadanos de ambas nacionalidades, estadounidenses/israelíes y/o sionistas como Paul Wolfowitz, Richard Pearle, Dov Zackheim, William Kristol, Robert Kagan, Elliot Abrams, Douglas Feith, John Bolton, Robert B Zoellick, Dick Cheney, Donald Rumsfeld y otros. El padrino de los Neocons es el viejo conocido Leo Strauss, un filósofo judío nacido Alemania, quien creía que la gente debía ser gobernada por una «elite poderosa».

Pero seguramente esos días de dominación sionista han terminado porque «Mr. Cambio» está ahora subiendo al poder. Este... eso quisieras. Barack Obama ha llenado su administración de sionistas como Rahm Emanuel, su jefe de grupo en la Casa Blanca.

El padre de Emanuel, Benjamin, es un sionista extremista del grupo terrorista Irgun en Palestina que mencioné anteriormente y podemos esperar que claramente la administración de Obama esté a favor de su política Israel/Palestina. No me imagino por qué Obama ha estado tan callado sobre el bombardeo Israelí en Gaza.

Obama habla de la crisis de Gaza: «Hey, no tengo nada que decir, tengo que hacer un par de hoyos aquí... pregúntenle a mi jefe de Grupo, es un sionista rabioso y su papá ayudó a bombardear Israel hasta que reventara. Él debe saber lo que está pasando».

El gobierno de Obama va a ser un esclavo pro-Israel porque él necesitaba la sanción masiva del lobby sionista en los Estados Unidos para asegurarse la presidencia. Su vice, Joe Biden, es un viejo «traedor de valijas» para Israel. Él dijo en la TV israelí: «Soy un sionista – no tienes que ser judío para serlo». La Secretaria de estado Hillary Clinton es otra marioneta israelí que prometió «destruir» Irán si éste lanzaba un ataque nuclear contra la tierra prometida de Dios.

¿Diría lo mismo si Israel lo hiciera con Irán? Ni modo.

Los palestinos jamás han tenido oportunidad porque las cartas están marcadas, el juego está arreglado y siempre lo ha estado. En tiempos de la Primera Guerra Mundial, el gobierno Británico controlado por Rothschild les dijo a los árabes palestinos que si peleaban contra los turcos otomanos y los forzaban a dejar Palestina y otras tierras serían recompensados con la independencia de Palestina.

Los árabes palestinos estuvieron de acuerdo y con el apoyo del Coronel Británico Thomas Edward Lawrence —'Lawrence de Arabia'— el imperio otomano fue vencido. Pero su recompensa no fue su independencia. Primero fue gobernada por un Mandamás Británico y luego por la ocupación sionista de Israel. A los árabes les mintieron, como luego admitió Lawrence, y les han seguido mintiendo desde entonces. Todos estos «mapas de ruta» y «procesos de paz» son siempre designados para no llegar a ninguna parte. Son sólo posiciones con las cuales mantener el «status quo» hasta que los Palestinos no existan más.

Los israelíes siempre están diciendo que ellos están matando personas en «respuesta» a los ataques del grupo Palestino, Hamas que oficialmente controla la «autoridad» en Gaza, aunque difícilmente pueda llamarse control cuando es Israel quien decide quién entra y quién sale.

Los operativos de Hamas están tirando misiles realmente obsoletos que han matado como mucho a cuatro personas. Es terrible, sí, y no debería suceder. No tengo simpatía por Hamas, que es otra tiranía a su propio modo, pero pregúntense esto: ¿Qué harían si tuvieran que enfrentarse a la situación que los Palestinos llevan luego de sesenta años de opresión y persecución mientras el mundo no hace nada?

Si remueves la injusticia, remueves la motivación a una respuesta a esa injusticia. Pero si pones las personas en una posición en donde, o aceptan su sumisión patética o abren fuego, algunas optarán por lo ultimo.

Pero en vez de obstaculizar las raíces de las causas, la injusticia, Israel responde con bombardeos de última generación que matan a más de 800 y hieren a miles en pocos días, de los cuales al menos un 90% son hombres, mujeres y chicos que no tienen nada que ver con los ataques misilísticos. En 2007, 25 palestinos fueron muertos por cada israelí. Eso es un poco más que «protegerte a ti mismo».

Como representante judío de la ONU, Richard Falk, dijo en las ultimas dos semanas antes de la ofensiva terrestre:

Los ataques israelíes en la Franja de Gaza representan severas y masivas violaciones a la ley humanitaria internacional definidas en las convenciones de Ginebra, ambas de acuerdo con las obligaciones de un poder de ocupación y en requerimientos de las leyes de la guerra...

Esas violaciones incluyen:

Castigo colectivo: La población entera de 1.5 millones de personas que viven en la franja de Gaza están siendo castigados por las acciones de unos pocos militantes.

Objetivos Civiles: Los ataques aéreos dirigidos a áreas civiles en una de los lugares más habitados del mundo, ciertamente la zona más poblada del medio oriente.

Respuesta militar desproporcionada: Los ataques aéreos no sólo han destruido cada oficina de la policía y seguridad en el gobierno elegido de Gaza, sino también que han matado y herido a cientos de civiles; al menos hubo un ataque reportado contra un grupo de estudiantes intentando encontrar transporte a sus casas desde la universidad.
Esta salvajada contra los Palestinos se ha venido cometiendo desde que los grupos terroristas sionistas comenzaron su campaña de violencia para asegurar el Estado de Israel y la crítica de esta maldad continua ha sido cotidianamente suprimida, por el miedo a ser llamado «antisemita».

La dinastía de los Rothschild ha creado una bien fundada red de grupos «anti-odio», como la «Liga anti-difamación» (ADL) y tantas otras, para tildar de «antisemita» o «racista» a quien se atreva a exponer o condenar a Israel o sus redes de manipulación dentro de los Estados Unidos o cualquier otra parte.

Los políticos (casi todos aterrorizados o llamados al silencio), profesores de Universidad, gente como yo, y cualquier otra persona con algún tipo de exposición pública, son inmediatamente condenadas por el ADL y acusada de «racista», con el soporte de los Robots Radicales de la «Izquierda» si exponen a Israel o a quienquiera que sea judío.

La ironía de esta gente que reclama ser el pueblo elegido y sintiéndose por arriba de todos los demás, acusando a cualquier otro de racismo, revienta la condenada mente.

La gente judía que se enfrenta a la tiranía, como el insuperable Norman Finkelstein, son tildados de «gente que se odia a sí misma», y frecuentemente, pierden sus trabajos y hogares como resultado. Los grupos «anti-odio» de los Rothschild harían sonrojar a cualquier «Big Brother».

Pero no podemos —ni DEBEMOS— guardar silencio por la suerte de los Palestinos, porque temamos que eso nos traiga consecuencias. ¿Qué somos? ¿¿Ratones??

Esto no se trata de racismo; se trata de fascismo y el exterminio diario contra esta gente vulnerable y trágica. Me importa una mierda lo que el ADL piense de lo que digo, o los de «la izquierda» que cotorrean su propaganda como adolescentes que son.

Se necesita ponerlo en palabras y alguien lo tiene que decir.

Y, dicho sea de paso, a aquellos que están llevando la agenda sionista con las familias de los Illuminati, la cual es parte de una agenda global mucho más grande, en general les importa un bledo la gente judía. Ellos, también, son irrelevantes e imprescindibles en cuanto al objetivo final.

Como el primer Ministro Israelí, el terrorista David Ben-Gurión, dijo:

Si hubiera sabido que era posible salvar a todos los niños de Alemania transportándolos a Inglaterra, o salvar a sólo la mitad transfiriéndolos a la nación de Israel, hubiera elegido lo último, porque delante nuestro yace no sólo el número que representaban esos niños sino el reconocimiento histórico del pueblo de Israel.
¿Qué clase de mente enferma hace que uno diga eso? El tipo de gente que ha gobernado Israel desde 1948, parecería que fuera la respuesta.

Tenemos que soltar las ridículas e infantiles etiquetas de «Judíos», «Gentiles» y «Musulmanes» y toda esa basura ilusoria, y caminar juntos en nombre de la paz y la justicia por sobre todas las cosas. No hay una injusticia judía, ni una injusticia palestina, sólo hay injusticia.

Justicia para unos e injusticia para otros es «justicia» para nadie. Porque la justicia no tiene significado a menos que se aplique a todos, y nunca se aplicará a los Palestinos mientras el mundo yace silencioso y mira para otro lado.


© 2009 David Icke Website. All Rights reserved.
http://www.davidicke.com/israel

2 comentarios:

  1. UFF!! Qué buen artículo. Nada que decir, Icke ha sido certero, como siempre!!

    ResponderEliminar